Abuelos Vedruna 2º trimestre del curso 2018-2019
Abuelos Vedruna 2º trimestre del curso 2018-2019

Edición nº 12

Febrero de 2019

2 de febrero de 2019: 33803 visitas hasta ahora

La Transición

 

A finales de las vacaciones de agosto, todos los niños que nos graduamos el verano de 2018, estábamos impacientes por descubrir qué nos depararía esta nueva etapa de nuestra vida, y saber de una vez por todas lo que se encontraba en la planta de arriba. Aunque nosotros teníamos en cuenta que había un largo pasillo con aulas a los lados, no sabíamos cómo iba a resultar nuestra experiencia dentro de aquellas clases, ¿me adaptaré rápido al cambio que supone? ¿Sacaré buenas notas? ¿Le caeré bien a los profesores? ¿Querré volver a primaria…?

        Desde el primer día de colegio, todas nuestras dudas se disiparon, ya que después de que nos asignaran a todos los alumnos  una de las clases (A, B o C), y conociéramos cuál sería nuestro tutor durante los próximos tres trimestres, todos nos sentimos acogidos por la simpatía, amabilidad y especial empatía que nos transmitían los profesores desde el primer segundo.

        Es necesario recalcar que durante esta complicada transición de etapas, algunos ya no están con nosotros (alumnos y profesores), pero nuevas personas se han adentrado en nuestra corta vida y  dejado una gran huella en nuestros pequeños corazones, con un recuerdo que jamás podrá ser olvidado por los valores que nos han inculcado en tan poco tiempo, los cuales nos hacen mejorar como estudiantes, pero también como personas.

        Después de un trimestre en secundaria, hay que reconocer la dificultad y el esfuezo que supone sacar el trabajo adelante, pero “si no puedes volar, corre; si no puedes correr, anda; si no puedes andar, arrástrate. Hagas lo que hagas, tienes que seguir moviéndote hacia adelante, porque imposible es una palabra que solo se encuentra en el diccionario de los necios”.

        Muchos de nosotros hemos tenido dificultades a la hora de aprobar todas las materias, pero “el pesimista ve la dificultad en cada oportunidad y el optimista ve la oportunidad en cada dificultad”, así que, volvámonos todos optimistas, ya que “no somos producto de nuestras circunstancias, sino que somos el producto de nuestras decisiones”.

        Al finalizar estos tres primeros meses, muchos han caído, pero como dice el refrán: “cuando me caigo, me vuelvo a levantar”, y van a tener una segunda oportunidad para levantarse y agarrarse fuertemente al mástil para impedir que el viento haga temblar nuestras débiles piernas y que no nos dejen volver a entrar en un túnel frío y oscuro, porque, como todos los túneles, siempre hay una entrada y una salida, por lo que tenemos todavía dos oportunidades para seguir mejorando, porque ya, a la tercera va la vencida.

        Quiero expresar mi agradecimiento a los profesores que han firmado con permanente en mi alma, porque “el objetivo de la educación no es el conocimiento de los hechos, sino de los valores que nos rodean”.  Creo que las personas somos como las estrellas, iluminamos todo lo que nos rodea con nuestra luz, aunque cuando nuestro núcleo interno se colapsa, nos volvemos terribles agujeros negros, los cuales son capaces de absorber hasta la luz más potente, hasta que  acabamos consumiéndonos. Por eso, propongo que en este año que acaba de comenzar, todos intentemos erradicar las acciones que nos podrían llevar  a convertirnos en esos agujeros negros, porque al contrario que estos, no somos cuerpos formados por masas, sino que tenemos sentimientos.

Seamos personas.     

 

Nieves Buendía Obregón, 1ºA.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Grupo de abuelos del Colegio Santa María de Vedruna de Murcia

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.